Con Carim Pech y Alicia Azula podremos encarar un proceso de cambio real que necesita nuestra provincia, a través de una administración austera y transparente, dando prioridad a la distribución del gasto público. Realizaremos el ordenamiento del Estado.

Considero que las expectativas han ido superadas, ya que luego de haber tenido varios precandidatos, mediante un dialogo maduro, donde se tuvo en cuenta la opinión de muchos dirigentes del interior provincial, llegamos a un consenso y a oficializar una formula con dos candidatos que tienen perfiles muy interesante para conducir la provincia.

Como ex gobernador tengo experiencia y me permite tener una visión más amplia, en ese sentido Carim y Alicia conforman una dupla muy importante con gestiones sobresaliente. El Chaco hoy necesita fortalecer su institucionalidad, una administración ferra, austera y eficiente, no solo en los dichos sino con acciones concreta.

Vamos a trabajar en conjunto para que ellos lleguen al Gobierno y a partir de allí aportar también para encarar una difícil administración que, en principio, se encontrará con temas gravísimos como SECHEEP, SAMEEP, InSSSeP; el sistema de salud colapsado; un sistema de educación muy deteriorado con mala calidad educativa, entre otras cuestiones, pero lo bueno es que existen recursos en el Estado para resolver estos problemas.

Entonces, reconozco la realidad y tengo mi opinión de qué se debería hacer y esto ya lo hable con Carim y Alicia y voy acompañar aportando mis sugerencias para encarar con todo un proceso de cambio en serio para el Chaco. Reitero, la Caja del Estado cuenta con recursos. Con una administración ordenada, transparente y priorizando el gasto público, llegaremos a cumplir con los objetivos propuestos. Solo hay que poner la plata donde corresponda y no despilfarrar recursos.

Cuando hablamos de ir a una compulsa electoral donde está en juego el futuro de nuestra provincia estamos hablando de qué tipo de sociedad queremos. Una sociedad que viva como hoy en nuestra provincia con la prebenda social como estigma o una sociedad que se construya a través de la dignidad que genera el trabajo. Allí está la diferencia y es lo que nosotros pretendemos con Carim Peche y Alicia Azula.