La artista tenía previsto volver a la Argentina a mediados de septiembre pero hubo imprevistos y la productora que la contrató le avisó que debería permanecer en Europa hasta diciembre.

Cuando el coronavirus se extendió por toda Europa y España se convirtió en uno de los epicentros de la enfermedad, Netflix levantó las grabaciones de la serie Sky Rojo en la que Lali Espósito tenía un papel destacado. Así las cosas, la actriz armó las valijas y volvió a la Argentina cuando las fronteras aún no se habían cerrado.

Las primeras semanas de la cuarentena las pasó en su casa, con su novio y esperando alguna señal para volver al ruedo laboral. A fines de mayo, los productores organizaron todo y le pidieron que volviera en un vuelo especial de repatriados para poder continuar con su trabajo que ahora, nuevamente, sufrió los embates del COVID.

A raíz de un rebrote de casos en la ciudad en la que estaban rodando la serie, todo quedó en pausa y el elenco debió ser trasladado a Madrid. Allí, les informaron que había un nuevo cronograma de trabajo que obligaría a Lali a quedarse en España, al menos, hasta diciembre.

Revista Pronto