“En un momento pensé que el virus me ganaba. Estuve 19 días tirada en la cama, sin poder salir” le dijo la periodista a su ex marido.

El reencuentro televisivo de Fabián Doman y Evelyn Von Brocke fue sencillamente conmovedor. La periodista, que se separó del conductor en medio de un escándalo de dimensiones gigantescas hace 7 años, le dio un móvil a Intratables para contar su traumática experiencia con el Covid 19, que acaba de superar tras 20 días de sufrimiento. Su testimonio fue dramático.

El relato de Evelyn fue tan impactante que mientras hablaba, desde su casa, en el estudio “no volaba una mosca“. Lo primero que hizo fue una secuencia cronológica. Y contó que los primeros síntomas los tuvo su marido, el médico Juan Viaggio, quien salvo su vida por la rápida acción de sus colegas.

“Juan se empezó a sentir mal un jueves. Tenía un poco de fiebre. Le puse paños, como hace toda madre, pero la fiebre no bajaba. Y ahí lo que pasó fue ver cómo se deteriora una persona en poco tiempo. Por su trabajo, en la pandemia Juan atendió 8.000 personas con su equipo, y además hisopó a 500. Y en 24 horas pasó de estar caminando a que el bicho se lo estuviera comiendo” recordó.

Lo vi tan mal que llamé a su equipo y les dije “perdón, no soy médica, pero lo veo muy mal”. Y el protocolo que activaron le salvó la vida. El bicho había afectado el 50 por ciento de su pulmón en menos de un día. Impresionante” agregó, con una forma de hablar muy didáctica y muy clara.

“Cuando a Juan se lo llevó la ambulancia dije “este es el peor escenario. Esto puede terminar muy mal”. Le dieron corticoides, mas una batería de antibióticos. El bicho es impiadoso, te come la vitamina c, te come las defensas, te come los huesos. La verdad que le salvaron la vida” remarcó la periodista, actualmente integrante del panel de Cortá por Lozano, en Telefe.

En cuanto a su caso personal, Evelyn contó que “Hace 19 días que estaba en mi cama, metida, sin ganas de nada. Recién hoy pude salir. Yo no tuve fiebre pero sentía un dolor de cabeza tremendo. Tres hisopados me dieron negativo, y el cuarto fue positivo. Es una enfermedad distinta. Vos sentís que el corona lo tenés adentro“.

En algún punto, Evelyn y Doman dieron un ejemplo de convivencia civilizada. “Te convoqué, Fabián” le dijo ella directamente, “y te dije “esta historia la veo fea”. Le escribí una carta a mis hijos, de despedida, y dije “este es un bicho maldito”. Me quedo con las palabras de Angela Merkel, la canciller de Alemania, que les queire dar libertad a los alemanes pero los mete de nuevo adentro porque tiene miedo. Si hay alguien que dice que este virus no existe… a mi familia casi la destroza“.

Visiblemente sensibilizada, agregó que “Juan fue directo a terapia intensiva. Hay que pegarle con el tratamiento adecuado para cada persona. Nosotros somos sanos, deportistas, comemos bien, dentro de todo puede decirse que somos jóvenes, pero el virus entró a llevarse todo. Todo“.

Para Evelyn, el coronavirus “es la enfermedad de la soledad. Esa es la otra parte. No puede venir nadie. No podés ver a nadie. Y aparte no querés tampoco para no contagiar. Me quedé sola en una cama, tirada. Y tirada es que no podía ir al baño del dolor de cabeza. Sentia que tenía agujas en la cabeza. Sentia que me habian desenchufado. No tenía energía, ni ganas de comer, no de tomar nada. Pensás que el virus te va a ganar y que el final es espantoso”

“Pensé que me iba a ganar el virus. El avance era tan tremendo y tan rápido que te come… Fue tremendo. Hoy salí a la calle media hora y tuve que volver a la cama. Tengo secuelas. Estoy cansada, me duele la cabeza, estoy cansada, duermo de día, no puedo volver a mi trabajo, te cambia el color de la pie, te cambia el humor. Hoy para estar con ustedes este rato me dormí cuatro horas a la tarde” manifestó.

Además, aconsejó a la gente a que “Estén alertas. Llamen a los médicos 80 veces. Jorobá, preguntale, decí “no doy más”. Que te ayude un médico porque es el único que te puede ayudar”. Aún así, consideró que “Los médicos no dan mas, su tarea es titánica“.

Por último, estimo que “si no hubiéramos hecho la cuarentena esto hubiera sido un desastre. Los médicos me dicen que recién llevamos un tercio del proceso. Ni siquiera llegamos a la mitad, así que los que dicen que están saturados, que lo piensen bien y se cuiden”.