Las mujeres se trenzaron en LAM a raíz de las recientes críticas que Señorita Bimbo hizo sobre Lola Latorre. "Se dicen sororas pero atacan a una mina porque estudia y tiene plata", disparó la panelista furiosa.

Las bromas que Señorita Bimbo hizo sobre Lola Latorre en su programa de radio, desataron la furia de Yanina Latorre que, desde los vivos de su Instagram, hizo varios descargos durísimos en contra de la standupera. Pero el tema no se cortó ahí sino que se potenció en LAM con la presencia de Julia Megolini.

La periodista pasó por el programa de Ángel de Brito para hablar de la actualidad del país pero antes de despedirse, intentó chicanear a Latorre. "Me tiene preocupada porque vi que está muy sensible... hasta se enojó con la Señorita Bimbo", disparó y Yanina no se la dejó pasar.

"No es sensibilidad. Tengo una hija de 19 que no es mediática ni le falta el respeto a nadie. Fue a un programa de televisión, le hicieron una pregunta, abrió su corazón y Bimbo le dijo 'pelotuda de mierda, andá a terapia'. El dolor se transita como puede y ustedes, que son sororas y feministas, no tenga derecho a sentirse dolida", contraatacó.

Lejos de tirar la toalla, Mengolini fue por más: "Yo lo escuché en vivo y me hizo reír porque se reían más de vos que de ella... de cómo la habías criado. De que salió una nena flaca y linda igual que vos... a imagen y semejanza tuya. Conservadora, como vos". Para este momento, la panelista estaba echa una furia y la interrumpió: "¿Qué es criarla a imagen y semejanza mia? Te creíste que porque soy flaca, rubia y manejo una camioneta soy tarada. ¿en serio?"

Mengolini no aflojó: "Vos te reís de todo el mundo Yanina, bancatela. No fue tan grave... se rieron que tenés una hija que se enoja mucho con el papá pero igual hace canjes. Ese fue todo el chiste. Cuando se meten con vos, no tenés sentido del humor".

Ángel de Brito intentó calmar las aguas pero no lo logró ya que las mujeres continuaron con su descargo. Mengolini terminó abandonando el móvil pero eso a Yanina no le importó. "Se creen seres elevados y trabajan en una radio on line porque no las llama nadie. Ella quiere ser panelista pero le fue mal. Se creen que si te depilás y te bañás sos tarada, porque ser feministas es ser un carancho. Me tienen podrida".

Revista Pronto