Al menos tres personas fueron señaladas como “los tiradores” contra uno de los bandos. Un menor de 17 años recibió un disparo en el rostro y está grave.


Dos familias que desde hace varios años mantienen un encarnizado conflicto de convivencia en el barrio Río Paraná, en la periferia Sur de la capital correntina, dirimieron ayer a balazos las diferencias, dejando como saldo dos jóvenes gravemente heridos, uno de ellos menor de edad, informaron a época fuentes policiales.

 

Sucedió a las 11 de la mañana del pasado lunes. Un llamado al 911 alertó que dos familias -los González y los Navarros- del barrio Río Paraná, en la zona conocida como “La Tosquera” o “Bajada de Araña”, se estaban enfrentando a piedrazos y a tiros, una vez más.

 

Los vecinos, conocedores del nivel de violencia con el que estas familias chocan, permanecieron alejados o resguardados en sus domicilios. Mucho más, cuando de fondo se escuchaban varios estampidos provenientes de armas de fuego.

 

Con la premura del caso y varios móviles en apoyo, bajaron al lugar efectivos de la comisaría Decimoquinta, quienes al llegar constataron la presencia de dos personas que yacían heridas en el piso.

 

Uno de ellos, un menor de 17 años de nombre Alexander, presentaba la herida más grave, ya que había recibido un disparo en el rostro. A su lado, otro joven de apellido Domínguez presentaba heridas compatibles con arma de fuego, en uno de sus brazos y en la axila, al parecer efectuados por un sujeto de apellido Baruzzo, apodado “Charly”. Por declaraciones de los propios heridos, un sujeto apodado “Tito”, de apellido González, al igual que una mujer fueron otros dos que efectuaron disparos de arma de fuego.

 

Al llegar la Policía al lugar se calmó la situación, aunque momentánea, dado que los conflictos lejos de solucionarse, empeoró, ya que uno de los bandos acusaba por los heridos de arma de fuego y responsabilizaba a la otra familia.

 

Los dos jóvenes lesionados fueron trasladados hacia el Hospital Escuela, en el que confirmaron que las heridas más graves las presentaba quien recibió el balazo en el rostro. La Policía inició una causa que por el momento está caratulada como “lesiones”, aunque esto podría cambiar de acuerdo a las instrucciones judiciales.

 

*Época