Corrientes tuvo otro fin de semana de descontrol con respecto a las reuniones sociales en las que la mayoría pasaban –ampliamente-  el permitido de máximo de  10 personas. La mayor convocatoria se dio por medio de una fiesta electrónica en la que participaron más de 300 invitados durante las últimas horas de ayer sábado y la madrugada de este domingo. 

El irresponsable encuentro se llevó adelante sobre la Ruta provincial 43, a la altura del kilómetro 5. Hasta ese lugar llegaron efectivos policiales, cerca de las 03:00, y encontraron 100 vehículos, bebidas alcohólicas y hasta baños químicos.

Según trascendió, la fiesta fue organizada por una persona reconocida en el ambiente de la electrónica y habría contado con la presencia de hijos de empresarios, médicos y abogados. Por el momento se desconoce si hubo algún demorado por lo ocurrido.