Los titulares de las carteras de Salud Pública y de Seguridad, Ricardo Cardozo y Juan José López Desimoni, comunicaron ante la prensa un nuevo plan de contingencia ante posibles casos sospechosos de Coronavirus, en pacientes fallecidos. En este marco, los funcionarios se refirieron al deceso de un ciudadano en el día de ayer, en similar situación.


La convocatoria a los medios tuvo lugar en la Sala de Situación de la sede ministerial sanitaria, cumpliendo con las medidas de prevención en el mismo espacio, ante la coyuntura.

 

 

 

El primero en tomar la palabra fue el ministro Ricardo Cardozo, quien se refirió a una situación de público conocimiento acaecida este jueves, donde un hombre de 68 años, de apellido Martínez falleció en su domicilio, constatándose posteriormente que era activo de Covid-19.

 

 

 

“Queremos aclarar la situación, ya que estas son las cosas inéditas que nos ocurren en pandemia, y muchas veces nos sorprende”, inició el funcionario, al dirigirse ante los medios.

 

 

 

En este sentido, Cardozo anunció que como consecuencia de ello, “presentamos un nuevo protocolo para enfrentar este tipo de situaciones, donde a través de su activación van a haber dos actores fundamentales que van a concurrir a los domicilios (si volviera a ocurrir una situación similar) en el caso de que se sospechare de que se trate de un paciente COVID: un hisopador, para certificar si es positivo, y un médico forense para extender el certificado de defunción y la causa de muerte”. “A partir de ahí surgen dos caminos: si el hisopado es negativo, el protocolo sigue como cualquier muerte, y va por la vía privada; y en el caso de que fuera positivo, Salud Pública se compromete a trasladar el cuerpo a la morgue del Hospital de Campaña, y a partir de ahí se hace la conexión con la empresa que hace el servicio crematorio correspondiente”.

 

 

 

Ante las preguntas de los medios de prensa, el funcionario dijo que no había un protocolo determinado para actuar ante un fallecimiento por Covid-19 en un domicilio particular. “Se registraron algunos hechos similares que se solucionaron con la buena voluntad de todos los actores involucrados y por ello, a partir de ahora vamos a contar con un protocolo específico para poder actuar y guiarnos como corresponde para no tener que pasar por una misma situación como la de ayer”, precisó Cardozo.

 

 

 

Y para cerrar, informó que el fallecimiento de esa persona se produjo alrededor de las 9, 9.30 de ayer, y que la solución llegó en horas de la tarde.

 

 

Ministro López Desimoni

 

 

En primer lugar, el ministro Juan José López Desimoni lamentó “profundamente los hechos ocurridos ayer”, dejando en claro que son situaciones que han determinado que “debamos ajustar algunas de las acciones y protocolo que la propia dinámica de la pandemia nos va planteando, con hechos que se van produciendo y frente a los cuales debemos dar respuestas concretas a la población”.

 

 

 

En este sentido, señaló que la cartera a su cargo, en conjunto con la Policía de Corrientes “vamos a articular las acciones necesarias para resolver con la mayor celeridad un evento como el que se produjo ayer, en donde la ausencia del protocolo respectivo produjo esa demora que nadie quiere y que no se puede justificar bajo ningún punto de vista”.

 

 

 

Luego, López Desimoni informó que “nos hemos reunido con todo el equipo de Salud Pública para llevar adelante un protocolo”, aclarando que, ante una situación similar, será el médico forense de la Policía el que deba actuar con celeridad ante el fallecimiento de personas en su domicilio, concurriendo con el personal de Salud que realizará el hisopado, y a partir de allí se seguirá el camino tal cual lo explicado anteriormente por el ministro Ricardo Cardozo.

 

 

 

Seguidamente, el ministro puso de relieve que la vocación de servicio y el sacrificio que muestran tanto el personal de Salud Pública como las fuerzas de seguridad es loable, más allá de “estas situaciones desagradables que se han producido y ante lo cual nos comprometemos a verificar las conductas de algún funcionario, como en este caso puntual, y vamos a actuar de acuerdo a lo que surjan de las investigaciones”.

 

 

 

El hecho

 

 

“Por la información que manejamos, luego del fallecimiento iba a extender el certificado de defunción el médico particular de la familia, algo que finalmente no ocurrió. Se convocó al médico forense, que habría puesto reparos en cuanto a que se trataba de una situación específica de una persona fallecida por COVID-19 y quería tomar sus precauciones. Se volvió al convocar al médico particular de la familia que no asistió. Todas estas conductas están bajo línea de investigación”, comentó el funcionario provincial.

 

 

 

Tras remarcar que esas fueron partes de las demoras que hubieron, López Desimoni aseguró que no hay justificativos para que vuelvan a suceder acontecimientos como el de ayer, pero a la vez hizo saber a la opinión pública que hay dos médicos forenses de la Policía de Corrientes que están afectados por el COVID-19. “Estamos con mucho personal de la Policía contagiado y todo eso también contribuyó a estos episodios”, subrayó al respecto.

 

 

 

“Fue una sumatoria de hechos que hicieron que se tardara tanto en dar una solución, aclarándose que una vez que se extendió a la familia el correspondiente certificado de defunción del fallecido, la misma empresa funeraria se habría negado a concurrir al lugar. Lo digo en potencial, porque todo lo estamos investigando”, manifestó y aseguro que es necesario “tener la certeza de las circunstancias que ocurrieron, muchas de ellas, no caben dudas, sin justificación en tanta demora y vamos a determinar fehacientemente las responsabilidades y actuar en consecuencia”.

 

 

*Diario Época