El cuerpo de un hombre fallecido, positivo por COVID-19, estuvo desde la mañana y hasta casi medianoche del jueves en el departamento donde vivía junto a su familia.

El edificio se encuentra por calle Madariaga al 900. La victima de 68 años fue identificada con el apelido Martínez. Uno de los hijos comunicó el estado del padre, una vez que se activo el protocolo del Ministerio de Salud Pública, ya habría perdido la vida. 

Los familiares del hombre también dieron positivo por coronavirus y se encuentran aislados. 

Además, una empresa funeraria se habría excusado en que al ser positivo COVID-19 debía ser Salud Pública quien lo traslade, para su posterior cremación. 

En ese marco, habrían pasado 15 horas en las que el cadáver estuvo descomponiéndose en el domicilio. Al final lo habría retirado otra cochería alrededor de las 22 horas.