La Federación de Asociaciones de Productores e Industriales Forestales del Chaco (FAPIF) analizó el informe difundido por el Ministerio de Ambiente de la Nación sobre el diagnóstico de los bosques del norte argentino y las propuestas para su desarrollo. Los forestales coinciden con el informe oficial pero advierten que se necesita de un financiamiento especial para el cumplimiento de esos objetivos.

El documento difundido –rubricado por el titular de la federación, Noé Khon-, informa que entre 1998 y 2018 se perdieron en total 6,5 millones de hectáreas de bosques nativos. También se expone que la tasa anual de pérdida de bosques “disminuyó” en este último tiempo desde 0,94 % en 2007 a 0,34 % en 2015, pero que desde 2016 se incrementó hasta 0,42 en 2018. Otro dato importante es que el 87 % de la pérdida de los bosques del país se concentran en el norte del país, es decir, en las provincias de Santiago del Estero (28 %), Salta (21 %), Chaco (14 %) y Formosa (13 %), que constituye el segundo foco de deforestación de Sudamérica después del Amazonas.

Propuestas de desarrollo

El informe, además, propone líneas de desarrollo: la implementación de herramientas que genere arraigo y riqueza local, el aprovechamiento integral, la ganadería integrada al monte, la producción forestal de productos madereros y no madereros, la restauración forestal y el ecoturismo.

Además, se remarca  que son acciones prioritarias el monitoreo, la prevención, el freno de desmontes ilegales, el manejo de los bosques nativos, concluyendo que se  requiere “la revisión de las políticas existentes para ser más efectivos en el cumplimiento de estas tareas, cuestionando la necesidad de la reformulación del instrumento legal de orden social, es decir, la Ley”.

Noé Khon explicó su posición que “Chaco, Formosa, Salta y Santiago del Estero, concentran el 46% de los bosques de todo el territorio nacional y son estas las áreas donde se presentan el mayor registro de los desmontes, pero es importante informar también que estas provincias reciben solo el 38% del presupuesto total del fondo nacional de los bosques nativos, y que este fondo no se constituye como lo ordena la ley 26.331, porque nunca superó ni el 10% de lo establecido. El financiamiento existente solo permite sostener mínimamente las estructuras de las provincias, y un número mínimo de planes de conservación al año”.

“Resulta vital entender que para poder cumplir con la ley, frenar desmontes ilegales, aplicar sanciones y hacer frente a nuevas propuestas de desarrollo se necesitan de más recursos. Claramente antes de pensar en una revisión de la norma, primero deberíamos cumplirla”, explicó el dirigente forestal.  

Fondo especial para el norte argentino

Coincidiendo con las propuestas de desarrollo que difundió el ministerio de ambiente de la nación, FAPIF considera necesario cumplir con 3 líneas de acción necesarias e imprescindibles:

1.- “incremento gradual y progresivo” del fondo nacional de bosques que permita aumentar los recursos disponibles por las provincias para el cumplimiento de la ley 26.331.

2.- La creación de un “fondo especial para el norte argentino” que permita contrarrestar la presión sobre el bosque nativo y cumplir las metas de desarrollo propuestas.

3.- “Fortalecer la representación nacional” en las provincias a través de equipamiento, movilidad y recursos humanos de manera de establecer mayor presencia en el territorio complementándose con el trabajo de las provincias.

La FAPIF es una organización sin fines de lucro que representa a productores, industriales y entidades representativas de este sector de la provincia del chaco. Colabora permanente en el diseño y seguimiento de políticas públicas vinculadas a la regulación de la actividad. “En este sentido, desde la organizamos manifestamos total apoyo al ministro Juan Cabandie, y predisposición para dar a conocer las medidas y acciones de gobierno que se propongan en su gestión”, concluyen.