La licenciada María Emilia Díaz, es especialista en psicología clínica en niñas, niños y adolescentes, y en contacto con radio Libertad contó resultados fueron las mayores consultas en estos meses. Además compartió recomendaciones para que padres, madres y / o tutores puedan acompañar en este tiempo las dificultades emocionales de los más pequeños de la casa.


Han pasado casi seis meses desde que el mundo está bajo cuarentena, y una de las primeras medidas que tomaron desde los Gobiernos fue la de suspender las clases para así evitar la propagación del virus. Pero, ¿cómo están hoy los más chicos?

 

“Al principio notaba mayor miedo, preocupación porque se enfermaban mas los abuelos y le miedo de que se enfermen sus abuelos. Pasado unos meses lo que se veía era mayor aburrimiento, en cuanto al encierro, de no poder salir a jugar o verse con sus amigos. Las y los niños tienen una forma de comunicarse a través del movimiento ”, descrito la psicóloga.

 

“Las conductas que se observan en los niños es la irritación, los berrinches, el no querer hacer la tarea, responder a la propuesta de los adultos, la ansiedad o la tristeza”, detalló.

 

“A diferencia de los adultos, los niños son más rescilientes y se acostumbraron un poco más a estos cambios. Pero donde más se notaba el agotamiento de los niños, es con las exigencias escolares. Costó en regular desde el sector de los docentes, desde el lugar de los padres teniendo en cuenta que los espacios están todos cambiados. En este sentido las infancias necesitan el espacio de la escuela para encontrarse con otros niños, con otros adultos ”, indica.

 

“De allí el rol del adulto de poder contener, de aislar. Toda esta situación dejará rastros, efectos en la subjetividad y en la manera de hacer lazos en lo social, una suerte de huella que puede dejar un poco de miedo, inseguridad sobre cómo encontrarse con el otro, no solo en los niños también en los adultos ”, Subrayó.

 

“Lo más importante es pensar y tener más tolerancia el adulto hacia sí mismo, en las sobreexigencias y en las infancias que van teniendo estas reacciones de empacarse, cansancio, de berrinches o el poco espacio para encontrarse con otros niños. Trabajar la tolerancia y la paciencia ”, sugirió.

 

 

*Radio Libertad