Mencionó al ex ministro Rogelio Frigerio, al subsecretario de Deportes porteño y alto funcionario del municipio de Tigre.

El ex ministro del Interior Rogelio Frigerio estuvo en las canchas de pádel clausuradas este domingo en Pilar, donde el domingo  demostró a 16 personas , aunque se retiró antes de la llegada de efectivos de Gendarmería al lugar, según confirmó un responsable del lugar.

Así lo dijeron Carlos Pérez, presidente del Club Atlético Pilar, en cuyo predio se encuentran las canchas "La Palmera", que son concesionadas en una empresa privada y donde se lleva a cabo el cabo operativo por la violación de la cuarentena obligatoria por la pandemia del coronavirus.

Según Pérez, además de Frigerio, también también retirarse antes del lugar antes de la llegada de los uniformados el subsecretario de Deportes porteño y ex tenista Luis Lobo.

Entre las personas demoradas, se encuentran dos socios de la empresa concesionaria y el jefe de Gabinete del Municipio de Tigre, Fernando Lauría.

"Tengo entendido que estuvieron acá, de parte de la misma gente del concesionario, que me dijo a última hora", indicó Pérez, quien dijo que desconocía si los funcionarios participaron del torneo clandestino que se organizó en el lugar.

El directivo lamentó lo ocurrido y sostuvo que el predio de 14 hectáreas del club, que incluye un colegio, permanencia cerrado, mientras que responsabilizó a las personas y la carga de la concesión de las canchas.

"Nosotros no organizamos ningún evento. Solamente tenemos accesos abiertos porque por responsabilidad social habilitamos el predio al personal de SAME. No tenemos la persona de vigilancia en este momento por un tema de salud. Pero están todas las imágenes de cámaras a disposición de la Justicia ", precisó Pérezm quien deslizó que la actividad deportiva ilegal se desarrolló desde el sábado último.

En tanto, conoció testimonios de vecinos que indicaron que hubo otras jornadas previas en las que también se vieron actividad deportiva en las mismas canchas.

Lauría y los otros 15 implicados fueron demorados e infraccionados por la Justicia Federal de Campaña, que además ordenó la sección de cinco vehículos y la clausura del establecimiento.