La intención era por un lado incrementar el número de integrantes del grupo y por otro asegurar que los descendientes de esas uniones fueran adoctrinados como muyahidines.

La Policía española ha detenido a dos personas en la ciudad norteafricana de Melilla y en Mogán (en la isla atlántica de Gran Canaria) por formar parte, presuntamente, de una célula yihadista dedicada a reclutar mujeres vulnerables para que se casaran con otros terroristas y así asegurar una descendencia de hijos muyahidines.

Según informó este viernes la Policía, los sospechosos fueron arrestados el miércoles pasado e ingresaron en prisión provisional por orden de la Audiencia Nacional de España.

La investigación estuvo coordinada por la Fiscalía de la Audiencia Nacional, en cooperación con la Dirección General de Vigilancia del Territorio (DGST) del Reino de Marruecos y EUROPOL.

Las averiguaciones comenzaron cuando los expertos policiales detectaron la presencia de una estructura terrorista con ramificaciones en varios países.

El grupo se mostraba afín a una corriente alineada ideológicamente con Al Qaeda, cuyo objetivo final era la imposición de un califato islámico por medio de la yihad combativa.

De hecho, los dos detenidos se definían e identificaban con el grupo terrorista, dentro de una misma estrategia de actuación y acataban las normas internas impuestas.

Su misión era fundamentalmente captar mujeres que presentaban indicadores de vulnerabilidad, con escasa formación religiosa, fácilmente manipulables e influenciables.

Tras conseguir su adoctrinamiento e incorporación al grupo, las hacían partícipes de su objetivo terrorista y las instrumentalizaban para convertirse en nuevas captadoras y madres de futuros muyahidines.

La Policía destaca que la intención era doble. Por un lado, incrementaban el número de integrantes del grupo; y por otro, aseguraban que los descendientes de los matrimonios fueran perfectamente adoctrinados para contribuir a “extender la verdadera religión” (el islam).

En los ideales del grupo se asumía la poligamia entre sus miembros como forma de vida y su disposición a contraer tantos matrimonios como fuera posible.

Horas atrás, la Policía española desarticuló un clan que prostituía a mujeres de Venezuela en pisos de citas de la ciudad de Albacete (este), liberó a seis mujeres y detuvo a cuatro personas, entre ellas el matrimonio que lideraba la organización, también de nacionalidad venezolana, que también se dedicaba al tráfico de drogas y al uso de tarjetas de crédito clonadas o sustraídas.

Según informó este jueves la Policía, las investigaciones se iniciaron tras recibir una comunicación de Interpol Caracas, en la que se avisaba de una denuncia presentada ante las autoridades venezolanas sobre la existencia de una organización criminal asentada en España que se dedicaba a la explotación sexual de mujeres naturales de ese país latinoamericano.

Las investigaciones oficiales detectaron la presencia de una organización activa en la provincia de Albacete que se dedicaba, presuntamente, a captar mujeres venezolanas que vivían en una situación precaria en su país, a las que ofrecían un puesto de trabajo en España para hacer labores domésticas.

Sin embargo, cuando las mujeres llegaban a España, la oferta de trabajo era falsa y tenían obligación de devolver la deuda contraída por el viaje con el ejercicio de la prostitución.

Fuente: EFE