El plan es armar a 3650 personas que serán entrenados por miembros del Ejército y de la policía regional. Dicen que se volvió imposible preservar la paz y la seguridad en la zona.

El Gobierno de Etiopía dará armas a las comunidades para que se autodefiendan ante el aumento de ataques contra civiles que se ha producido en la región de Benishangul-Gumuz (oeste), informaron hoy a Efe fuentes oficiales.

El plan es armar a 3.650 civiles, que serán entrenados por miembros del Ejército y de la policía regional, según explicó el director de la oficina de información de Benishangul-Gumuz, Melese Beyene.

Hasta el momento, se ha realizado un curso de entrenamiento de tres días con 1.282 civiles en tres localidades de la zona de Metekel, según Melese.

El Gobierno justifica la decisión en que se ha vuelto imposible preservar la paz y la seguridad en estas zonas a través de los cuerpos de defensa del Estado.

Una docena de personas fueron asesinadas a principios de semana en esta región durante el enésimo de los tiroteos, que han dejado ya al menos medio centenar de muertes en los pasados meses.

“El grupo responsable de los últimos ataques es principalmente la fuerza Gumuz, un partido de oposición que ha tomado las armas”, precisó Melese.

Además de la decisión de formar milicias de autodefensa civiles, la región estará bajo sitio militar del Ejército y la Policía federal y regional durante los próximos tres meses.

La semana pasada, las fuerzas de seguridad etíopes mataron a al menos 14 supuestos rebeldes de la citada milicia, cuyos miembros habían asesinado un día antes a 14 civiles en Metekel.

Los etíopes de etnia amárica (la segunda más numerosa del país) suelen ser los objetivos de estos ataques.

Etiopía se enfrenta a recurrentes estallidos de violencia entre grupos étnicos en las regiones de Benishangul-Gumuz, Amhara (oeste) y Oromía (suroeste), desencadenados sobre todo por conflictos de tierra y de poder.

La pandemia en África

Los casos y muertes por COVID-19 han aumentado en numerosos países africanos en las últimas semanas, informaron los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de África (CDC África), al advertir de que, si se baja la guardia, el continente sufrirá una segunda ola de la enfermedad.

Desde que se detectó el primer contagio continental, el pasado 14 de febrero en Egipto, la región acumula algo más de 1,6 millones de casos (el 4,2 % del total mundial), 39.000 muertes (3,6 % del total mundial) y 1,3 millones de curaciones, según los últimos datos divulgados hoy por CDC África, organismo de la Unión Africana (UA).

Cinco países suman el 69 % de los contagios reportados en el continente: Sudáfrica (696.414, 43 %), que continúan siendo el epicentro africano de la pandemia; Marruecos (160.333, 10 %), Egipto (104.915, 7 %), Etiopía (86.430, 5 %) y Nigeria (60.834, 4 %).

Tras alcanzar el punto máximo el pasado julio, la pandemia remitió después pero se ha vuelto a recrudecer en las últimas cuatro semanas, cuando se registró un aumento medio del 7 % de nuevos contagios, señaló hoy el director de CDC África, John Nkengasong.

Fuente: EFE