El hombre se precipitó al interior de una cripta en mal estado.

Dos tragedias en poco tiempo. Es lo que sufrió una familia en México cuando un hombre murió durante el entierro de su esposa.

El marido, de 60 años, cayó unos siete metros al interior de una cripta en mal estado en un panteón de Guadalajara.

Según los medios locales, el hombre no habría atendido a las señalizaciones que indicaban la fragilidad de algunas de las criptas y, al pasar sobre una de ellas, esta colapsó.

Alertados sobre el accidente, rescatistas de la Cruz Verde y de Protección Civil y Bomberos acudieron al lugar.

Sin embargo, a pesar de haber practicado maniobras de reanimación por varios minutos, debido al daño cerebral sufrido por la caída nada pudieron hacer para salvarle la vida al hombre.

Una vez declarado muerto, el cuerpo permaneció en las instalaciones del cementerio hasta que un agente del Ministerio Público tomó conocimientos de lo ocurrido, y autorizó al personal del servicio médico forense el traslado del cadáver, informó RT.