El cantón suizo es una de las ciudades más caras del mundo, donde alquilar un piso raramente baja de los 2000 euros y no existe la seguridad social.

El cantón suizo de Ginebra, una de las ciudades más caras del mundo, aplicará a partir de mañana sábado una norma que obliga a los empleadores a pagar un salario mínimo de 23 francos (21 euros) por hora, lo que equivale a unos 3700 euros mensuales y supone el salario mínimo más alto del mundo.

Este salario mínimo, no tan alto en una ciudad donde alquilar un piso normal raramente baja de los 2000 euros al mes y cada persona debe tener un seguro de sanidad privado que para un hombre de mediana edad supera los 500 euros mensuales por prestaciones básicas.

El establecimiento de una remuneración mínima horaria fue aprobado en un referéndum regional a finales de septiembre y solo se aplica al cantón de Ginebra, donde 80.000 votantes, un 58 % de los que acudieron a las urnas, dijeron sí a la iniciativa “23 francos es lo mínimo”.

En un país de tradición liberal como Suiza, solo Ginebra y otros dos cantones de los 26 que forman el país tienen un salario mínimo, y los propios ginebrinos habían rechazado fijar uno en anteriores referéndum (2011 y 2014).

El cambio de opinión ha sido asociado por los analistas la situación de crisis creada por la pandemia de COVID-19.

Según el diario francófono Le Temps, la crisis económica que se avecina ha llevado a muchos ginebrinos a temer que las condiciones salariales empeoren.

La pandemia también les ha hecho valorar muchos trabajos esenciales como los del sector de la sanidad.

La ciudad, con una economía muy dependiente del turismo de alta gama asociado a los negocios y a la diplomacia internacional, está siempre en los primeros lugares de las listas de urbes más caras del mundo, compitiendo a menudo con Zúrich, Singapur o Hong Kong.

Hasta ahora, el salario mínimo más alto del mundo eran los 12,1 euros por hora garantizados a los trabajadores australianos, lo que mensualmente se traduciría en unos 2180 euros, cifra que Ginebra superará con creces.

El salario mínimo de la ciudad suiza también contrastará con los de la Unión Europea, donde países vecinos como Italia y Austria no tienen uno e incluso una nación con alto costo de vida como es Luxemburgo lo ha establecido en apenas 2141.

El de Irlanda, Países Bajos, Bélgica, Alemania y Francia oscila entre los 1706 euros del primero y los 1539 del último, de acuerdo con los datos de Eurostat.

Del resto únicamente España sobrepasa los mil euros, con 1108 (cifra similar a los 1122 euros de los Estados Unidos).

Fuente: EFE