Se espera que una reunión entre Tapia y Ginés González García termine de definir la cuestión, con un regreso prácticamente inmediato para los clubes que disputarán Libertadores, seguidos días después por el resto de los equipos.


Mientras el país continúa transitando el brote de coronavirus, los próximos días serán claves para definir la vuelta a los entrenamientos para los equipos del fútbol argentino. Es que, no más allá del miércoles de ésta semana, se espera que un cónclave entre Claudio Tapia y Ginés González García termine definir la cuestión.

 

Dicho encuentro se esperaba para la semana pasada, pero el incremento en los casos de contagios diarios y las muertes le pusieron paños fríos a la cuestión y se decidió esperar unos días más antes de sentarse a hablar sobre el tema.

 

En principio, se espera que los equipos que disputen la Copa Libertadores regresen a los entrenamientos el 3 de agosto, mientras que el resto de los clubes harán lo mismo el 10.

Cabe aclarar que, de confirmarse, la vuelta a los entrenamientos estará enmarcada en los protocolos sanitarios pertinentes y los testeos a los que los equipos deberán someterse 48 horas antes de retomar las prácticas.

 

Así, el optimismo parece reinar en AFA y el fútbol argentino parece que dará un paso en camino al regreso a la actividad antes de fin de año.

 

¿QUÉ EQUIPOS PODRÍAN REGRESAR A LA ACTIVIDAD?

 

De confirmarse la decisión, serán sólo los equipos de la Primera División y la Primera Nacional los que podrán comenzar a practicar, siempre enmarcados en los protocolos sanitarios correspondientes.

 

En cuanto a los que podrán iniciar primero los entrenamientos, serán Boca, River, Racing, Defensa y Justicia y Tigre, siendo que son los cinco equipos clasificados a la Copa Libertadores. El resto, deberá esperar unos días, hasta el 10 de agosto, para poder entrenar.

 

Asimismo, en el caso de aquellos jugadores de estos equipos que se encuentan en el Interior, en principio no deberían someterse a una cuarentena de 14 días, por lo que no habría impedimentos para que viajen cerca de la fecha hacia las ciudades de sus equipos. Por otro lado, en cuanto a los futbolistas que se encuentran en el exterior, éstos sí deberán aislarse preventivamente durante dos semanas antes de integrarse a las prácticas.